Siete razones para pasarte a la bici eléctrica

¿Aún te estás pensando si comprarte una bici eléctrica? En Biobike te damos siete razones de peso para hacerlo y empezar a disfrutar de las ventajas del pedaleo asistido. 

1. Adiós al sudor. Si eres de los que detesta llegar sudado a tu destino, especialmente cuando aprieta el calor, no hay nada como una bicicleta eléctrica. Con ella superarás con facilidad las cuestas, por empinadas que sean, y te plantarás en cualquier parte como una rosa. Ya vayas a la oficina, a una cena o al cine, lo harás en perfecto estado de revista. 

2. Llegarás más lejos. Hay quien cree que en una bicicleta eléctrica no haces ejercicio. Nada más lejos de la realidad. De hecho según un estudio publicado en la revista Transportation Research Interdisciplinary Perspectives, quienes utilizan una bicicleta eléctrica hacen más ejercicio que los usuarios de bicicletas tradicionales. ¿Cómo es posible? Sencillo: si la asistencia eléctrica te permite pedalear más, acabarás haciéndolo. Y a la larga, llegarás mucho más lejos. 

3. Ahorra dinero. Hay quien piensa que comprar una bicicleta eléctrica es demasiado caro. Pero, ¿has echado cuentas? A la hora de moverte, tanto si lo haces habitualmente en transporte público como si (ya no digamos) lo haces en vehículo privado, a poco que utilices tu nueva e-bike con frecuencia no tardarás en amortizar la inversión. Incluso aunque compres una bicicleta de gama alta, su precio acabará resultando barato. 

4. Hola, bienestar. Mantenerte activo es una de las claves para vivir mejor. Y hay pocas maneras más eficientes de hacerlo que moverse en bicicleta. El ejercicio hará que liberes endorfinas, lo que se acabará traduciendo en una sensación de bienestar comparable a muy pocas cosas. Además, la actividad que realizamos al pedalar es clave para reducir el riesgo de padecer obesidad, enfermedades cardiovasculares, ansiedad o depresión, entre otras muchas. Incluso mejora tu vida sexual, tal y como certificó un estudio de la organización británica Cycle to Work Day.

5. Haz de tu ciudad un lugar mejor. Menos contaminación, pero también menos ruido. Moverse en bicicleta, ya sea convencional o eléctrica, es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu ciudad. Sólo un dato para la reflexión: según un estudio reciente de la Fundación La Caixa, se estima que la contaminación provoca cada año 2.000 muertes prematuras en Madrid y Barcelona. 

6. Están de moda. Las ciudades se están llenando de bicicletas. Y, en concreto, de bicicletas eléctricas. Las ventas no paran de crecer en todo el mundo, y se sitúan en cifras récord. Un fenómeno que se ha multiplicado a causa de la pandemia. En 2020, la venta de e-bikes en EE UU creció un 145%. Más cerca, en Italia, esa cifra se situó en el 44%. Es sólo cuestión de tiempo que tu compañero de trabajo, tu cuñada o tu vecino tengan una bici eléctrica. ¡No puedes ser el último en hacerlo! 

7. Probarlas es amarlas. Vale: en esto no somos objetivos. Pero toda aquella persona que conocemos que ha probado una bicicleta eléctrica ha quedado prendado de sus virtudes. La sensación que experimentas sobre una e-bike es difícilmente comparable. El placer de sentir el viento en la cara, único. Y el lujo de subir las cuestas sin apenas esfuerzo, algo muy especial. ¿Cómo? ¿Que aún no lo has hecho? ¡Ven a Biobike y encuentra la bici eléctrica perfecta para ti!

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos. Puedes ver nuestra política de Cookies para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.